Las restauraciones que ha llevado a cabo respetando la antiguedad de la obra, sin alteraciones ni cambios bruscos. Hace de Antonio Ortega ser muy valorado por las cofradías, parroquías y colecciones privadas. El tiempo ha corrido en su favor adquiriendo una enorme destreza en los trabajos de restauración.

Restaurando: imaginería, pintura, dorados, en definitiva todas las bellas artes.